Generalmente creemos que liberamos al arroz de las trazas de arsénico al cocinarlo, pero al parecer esto sólo sucede si previamente lo dejamos en remojo durante la noche anterior. Lo hacemos inconscientemente, hirviéndolo hasta que se evapora el agua, sin preguntarnos qué pasa con el arsénico que contamina el arroz mientras crece en los campos de cultivo. Afirma que una o dos porciones de arroz por semana no ponen en riesgo a ningún adulto, "son los pequeños los que preocupan más". Llega al cereal a través del suelo y la Unión Europea clasifica al arsénico como carcinógeno de categoría 1.

Merhag hirvió una porción de arroz en dos partes de agua y dejó que se evaporara.

Todo lo anterior suena aterrador, sin embargo la solución es fácil: la manera en la que se cocina este alimento puede reducir, muy drásticamente las cantidades de arsénico que contenga.

More news: Videgaray asiste a reunión de ministros del MIKTA

El programa documental Dispatches de la cadena británica Channel 4 reveló que las personas que consumían mucho arroz podían estar poniendo su salud en peligro debido al arsénico.

El arsénico existe de manera natural en la tierra, por lo tanto, algunos alimentos como en este caso el arroz, pueden contener ese veneno en diferentes cantidades. "Depende de la dosis: cuando más arroz comes, más alto es el riesgo".

Por lo que, según sugiere este experimento, el método más seguro de cocinar el arroz es remojarlo durante la noche, luego lavarlo y enjuagarlo hasta que el agua esté limpia, antes de hervirlo en una cacerola, con una proporción de cinco partes de agua y una parte de arroz. Por lo que el arroz tiene de 10 a 20 veces más arsénico que otros cereales. Esto se debe a que se cultiva en condiciones inundadas que hacen que sea mucho más fácil que el alimento absorba esta toxina. Y entre el integral y el blanco, hay que elegir el blanco, ya que la cascara de integral contiene más de este elemento.


COMMENTS