Jeremy Meeks, quien saltó a la fama después de que su foto de detención se hiciera viral, está más que preparado para convertirse en el chico malo de las pasarelas, debutando en la semana de la moda de Nueva York en la colección de Philipp Plein.

Meek, quien además busca una oportunidad como actor, según su sitio oficial, ha participado también como modelo en la presentación de la mercancía oficial del equipo de basquetbol Golden State Warriors.

Meeks luce su cuerpo trabajado en el gimnasio, marcado por numerosos tatuajes de pandillero de los que ha presumido en las redes sociales.

More news: ¿Debe preocuparte que haya arsénico en el arroz que consumes?

Meeks fue puesto en libertad el 2016, luego de cumplir dos años de condena por porte ilegal de armas en lugares públicos y por robo. Todo comenzó cuando se difundió la foto de su ficha policial previa a entrar entre rejas. La fotografía que le tomó la policía y que se publicó en Facebook obtuvo 100 mil "me gusta" y 20.000 comentarios en un par de días.

Tras salir de la cárcel, el exconvicto fichó por la agencia de modelos White Cross Management. Hoy está casado y es padre de una niña.


COMMENTS