El ataque, que no ha sido reivindicado por ningún grupo, causó además numerosos daños materiales en los edificios de la zona.

El último, el más sangriento, ha dejado al menos medio centenar de muertos y decenas de heridos.

La policía indicó que un atacante suicida habría detonado el coche bomba este jueves en Bayaa, como ocurrió en los ataques de ayer miércoles y del martes previo, éste también en el sur de Bagdad, donde murieron cuatro personas, de acuerdo con reportes de la prensa árabe.

Según los terroristas, en dicha acción, cuyo blanco declarado era la comunidad chií -mayoritaria en Irak-, murieron 32 personas y 64 resultaron heridas. Bagdad revive el terror de comienzos de enero, cuando una serie de atentados del grupo Estado Islámico dejó decenas de muertos.

More news: Entregan juguetes sexuales en combos de hamburguesas — San Valentín

El atentado se produce dos días después de que miles de personas se manifestaran en el centro de Bagdad con motivo del funeral por el fallecimiento el pasado sábado de varios civiles en choques entre las fuerzas de seguridad iraquíes y manifestantes, la mayoría de ellos simpatizantes de la corriente shií Al Sadr, dirigida por el influyente clérigo Muqtada al Sadr.

Los yihadistas han intentado contrarrestar las continuas derrotas sufridas sobre el terreno en los últimos meses con ataques y atentados en distintas partes del país, aunque principalmente se han concentrado en la capital.

Asimismo destacó que adiestrar a fuerzas locales "es una de las mejores armas que tenemos en la lucha contra el terrorismo y la construcción de la estabilidad".


COMMENTS